Padres que los comprendan, apoyen y enriquezcan, estando informados sobres sus características y necesidades.

 

Educación especial que incluya:

  • Grandes oportunidades de aceleración, materiales avanzados, niveles altos de complejidad y profundidad en sus trabajos, que les ofrezcan verdaderos retos, para continuar con su crecimiento intelectual, afectivo, psicológico y emocional.
  • Oportunidades para explorar nuevas áreas de interés, fortalecer sus intereses y habilidades actuales e interactuar con otros niños que aman aprender como ellos.
  • Compartir experiencias con otros niños como ellos, altamente motivados y capaces, con intereses en común, siendo una fuente de apoyo emocional, libertad y estimulación intelectual.
  • Maestros capacitados para apoyar sus necesidades.

 

Formar parte de una comunidad de aprendizaje e investigación donde puedan ser comprendidos y apoyados, y se sientan libres de ser ellos mismos.

 

“No es posible para un cerebro mantener su nivel de crecimiento sin ayuda. Debe constantemente ser retado con nuevas ideas, información y experiencias para continuar creciendo.”

(Dra. Barbara Clark 2013 )